Información para ella

Enfermedades asociadas a la D.E.

Actualmente, la disfunción eréctil (DE) ha dejado de ser un tabú, debido a que el aumento del conocimiento sobre este padecimiento, así como el desarrollo de múltiples tratamientos para abordarlo, han generado un interés público, no sólo entre los hombres que lo padecen, sino también en sus parejas.
Respecto a esta situación ¿sabías que un problema de DE podría ser la manifestación de otra enfermedad que tu pareja podría ni siquiera sospechar?
Los estudios han demostrado que los pacientes con DE presentan, al menos, una de las siguientes enfermedades crónicas: presión arterial alta, diabetes mellitus, y colesterol o triglicéridos altos que, sumados a estilos de vida sedentarios y al consumo de tabaco y alcohol, pueden contribuir al desarrollo de enfermedades del corazón, afectando de manera significativa la salud del paciente con disfunción eréctil.
Derivado de esto, algunos investigadores en España se propusieron realizar dos estudios para poder saber qué porcentaje de hombres con DE no sabían que tenían otra enfermedad, y los resultados arrojaron que cerca del 40% de los hombres que acudían a consulta para atender su problema de disfunción, no sabían que presentaban uno o más problemas de salud como los que mencionamos anteriormente. Es más, los pacientes no sabían que estas enfermedades crónicas podían condicionar o ser la causa de su disfunción eréctil.
Los más importante que se observó en estos dos estudios fue que, una vez que los pacientes supieron que una enfermedad crónica podía ser la causa de su DE, se produjo en ellos una mejoría sorprendente de las enfermedades detectadas, así como un aumento en su autoestima, lo que resultó en un mejor desempeño de su actividad sexual, así como en un mejor compromiso para cuidar su salud de manera general.
Como datos concretos, podemos mencionar que el diagnóstico principal, respecto a la disfunción eréctil, es debido a una enfermedad crónica en tres de cada 4 casos y que, aunque hasta hace unos años la DE se consideraba un trastorno de origen psicológico, los nuevos métodos de diagnósticos han demostrado que la mayoría de los hombres con este problema presenta un origen inicialmente orgánico y que, posteriormente, se agrega un componente emocional y un sentimiento de miedo al fracaso que fomentan y agravan la disfunción.
Así que, no lo dudes. Si tu pareja tiene problemas de erección que atribuye al estrés o a su estado emocional, dile que la razón podría ser otra y anímalo a que acuda a realizarse un chequeo. Ambos pueden salir beneficiados.

Fuentes:
1. Sánchez, L. G., Ruiz, L. G. G., Aranda, I. C., González, J. V. A., Pérez, G. A. S., Guirao, A. P., & Martínez, C. S. (2008). Disfunción eréctil: de marcador de salud a factor de riesgo cardiovascular independiente en atención primaria. Revista Internacional de Andrología, 6(1), 18-22.
2. Sánchez, L. G., Ruiz, L. G. G., Martínez, C. S., & Loveccio, A. M. (2002). Disfunción eréctil en Atención Primaria como posible marcador del estado de salud: factores asociados y respuesta al sildenafilo. Atención primaria, 30(5), 290-296.