Información para él

Ejercicios de Kegel para ellos

Si eres un fiel seguidor de nuestras publicaciones, recordarás que en la última hicimos referencia sobre la importancia de fortalecer el piso pélvico para mejorar la rigidez del pene durante las erecciones, realizando los llamados ejercicios de Kegel. Pues bien, hoy te hablaremos sobre qué son estos ejercicios y cómo realizarlos.
Comencemos por explicar que en la parte inferior de la pelvis (el hueso que conforma la cadera) hay capas de músculos conocidos como el piso pélvico. Estos músculos tienen forma de hamaca y se conectan a la parte delantera, trasera y a los lados del hueso pélvico. Los músculos del piso pélvico sostienen la vejiga, el recto y los órganos sexuales, por eso son tan importantes. Muchos factores pueden debilitar los músculos del piso pélvico, incluyendo la edad, el sobrepeso y la obesidad, la extirpación de la próstata y algunas enfermedades como diabetes o una vejiga hiperactiva, y esta debilidad puede influir en la actividad sexual.
Los ejercicios de Kegel pueden ayudar a fortalecer los músculos del piso pélvico, sin embargo, antes de empezar a hacerlos, es importante que te informes sobre cómo localizar los músculos correctos y cómo entender la técnica apropiada.
Para comenzar:
1. Localiza los músculos correctos: Para identificar los músculos del piso pélvico, Imagina que estás intentando contener gases y aprieta los músculos que usarías. Si sientes un tirón, estás apretando los músculos correctos para los ejercicios de Kegel. Una vez que los hayas identificado, podrás hacer los ejercicios de manera adecuada.
2. No aprietes otros músculos al mismo tiempo. Para mejores resultados, enfócate en apretar sólo los músculos del piso pélvico. No flexiones los músculos del abdomen, ni aprietes los muslos ni los glúteos. No retengas el aliento. Respira libremente durante los ejercicios.
3. Realiza los ejercicios, por lo menos 3 veces al día. Los efectos positivos de los ejercicios de Kegel dependen de la correcta realización y la constancia. Aprieta los músculos del piso pélvico y mantenlos así mientras cuentas hasta 5; luego relájalos mientras cuentas hasta 5 otra vez. Haz de 10 a 15 repeticiones cada vez. A medida que avances, puedes aumentar la cantidad de tiempo que aprietas y relajas hasta 10 segundos. No olvides realizar esto tres veces al día.
4. Ten paciencia. Es posible que no notes cambios en tus músculos de inmediato. Al igual que con otros músculos de tu cuerpo, puede tomar de 4 a 8 semanas de ejercicio diario para que notes la diferencia. Mantén un registro de tus ejercicios para observar tu progreso. Al principio, busca un sitio tranquilo donde practicar y ten en cuenta que cuando inicies, muy probablemente te será más fácil realizarlos acostado. A medida que practiques, podrás hacerlos en cualquier posición: acostado, sentado o de pie.
Como puedes darte cuenta, realizar los ejercicios de Kegel es bastante sencillo y sólo toma 5 minutos, tres veces al día. Los beneficios que podrías obtener bien valen la pena. ¿Cómo ves? ¿Te animas?

Referencias:
1. American Academy of Family Physicians. Ejercicios Kegel para sus músculos pélvicos. Disponible en: https://es.familydoctor.org/ejercicios-kegel-para-sus-musculos-pelvicos/
2. Clínica Mayo. Kegel exercises for men: Understand the benefits. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/mens-health/in-depth/kegel-exercises-for-men/art-20045074
3. Instituto Nacional de la Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales. Consejos para hacer los ejercicios de Kegel. Disponible en: https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/enfermedades-urologicas/consejos-ejercicios-kegel