Información para él

D.E. Causa o consecuencia

Seguramente, cuando escuchas el término disfunción eréctil, inmediatamente piensas en la imposibilidad de tener relaciones sexuales con tu pareja. Sin embargo, la repercusión de la DE no se limita exclusivamente a si puedes o no tener una erección. Diversos estudios han demostrado que la DE influye de manera negativa sobre cómo puedes percibir tu calidad de vida. De hecho, los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos aseguran que este problema puede asociarse a depresión, pérdida de autoestima, mala imagen de ti mismo, temor y estrés mental; aspectos que afectan negativamente a las relaciones con tu pareja, familiares y amigos. La afectación a estos aspectos de tu vida puede llegar a ser tan importante, que puede orillarte a abandonar las relaciones sexuales, no querer interactuar socialmente, y causar un deterioro de tu estado general de salud.

Sin embargo, a pesar del impacto indiscutible que tiene sobre la autoestima y la calidad de vida de los hombres, la DE sigue diagnosticándose poco debido a que muchos sienten miedo y vergüenza de acudir con un especialista. Pero no es sólo eso: por increíble que parezca, un gran porcentaje de hombres mayores de 60 años con DE, pueden llegar a creer que los que les ocurre es normal, y muchos de ellos ni siquiera saben que existen soluciones para este problema. Esto resulta lamentable y desafortunado, teniendo en cuenta que, en la mayoría de los casos, la DE tiene un manejo médico exitoso que impacta de manera positiva en la calidad de vida de quienes la padecen.

El aspecto sexual en la vida humana es tan importante, que la Organización Mundial de la Salud ha definido la salud sexual como un derecho humano básico, que incluye la capacidad para disfrutar y controlar la conducta sexual, la libertad para que no se inhiba la respuesta sexual ni se perjudique la relación sexual por temor, vergüenza, sentido de culpa, falsas creencias u otros factores, así como la libertad para que las enfermedades orgánicas y otras deficiencias no interfieran con la función sexual ni reproductiva. Esto quiere decir que todos tenemos derecho a gozar de una vida sexual plena, independientemente de nuestro estado de salud general. Así que, no permitas que la DE eréctil tome el control de tu vida. Toma el control de tu salud y consulta a tu médico, quien te brindará la mejor opción de tratamiento.

Referencias:
1. Cobo-Cuenca, A. I., Serrano-Selva, J. P., de la Marta-Florencio, M., Esteban-Fuertes, M., Vírseda-Chamorro, M., Martín-Espinosa, N. M., & Sampietro-Crespo, A. (2012). Calidad de vida del varón con lesión medular traumática y disfunción sexual. Enfermería Clínica, 22(4), 205-208.
2. Rejas, J., Gil, Á., San Isidro, C., Palacios, G., & Carrasco, P. (2005). Sensibilidad al cambio y diferencia mínimamente importante de la versión española del cuestionario de satisfacción con la vida LISAT-8 en pacientes varones con disfunción eréctil. Medicina clínica, 124(5), 165-171.
3. Rodríguez, Á. C., López, P. J. T., Montes, J. A. R., Albero, J. S., Cara, M. A. L., & Laborda, E. A. (2012). Calidad de vida en pacientes con disfunción eréctil. Revista Internacional de Andrología, 10(1), 11-20.